Grupo de voluntarios que cuidamos la biodiversidad de las balsas de Alcublas

miércoles, 24 de octubre de 2012

Bulbul Orfeo (Pycnonotus jocosus)






Especies invasoras (XXX)



Cuando empezamos con la divulgación de las especies invasoras, sabíamos que no sería muy fácil, por las dificultades técnicas que conllevaba la documentación, tan escrita como gráfica.


Pero hemos tenido ayudas que nos han hecho poder seguir con esta tarea de divulgación y concienciación medioambiental.

La última colaboración ha venido de la mano de Antonio Hernández Huertas, que nos ha ilustrado sobre un bello invasor el Bulbul Orfeo (Pycnonotus jocosus), que desde hace unos siete años campa por nuestras tierras.  

Procedente de Asia tropical, esta pasando hacia China, la India, Nueva Gales del sur, Florida y poco a poco va expandiéndose por el mundo, daños colaterales de la globalización.
 


Fue importado de la Isla Mauricio, por ello también le suelen llamar mirlo de Mauricio, y de allí hacia Reunión donde esta haciendo estragos por su voracidad y glotonería, en cultivos y frutales.


Tiene intereses encontrados con el bulbul de Borbón, siendo acusado de la causa de su extinción.

Se pensaba que puede competir con el mirlo (Turdus merula), porque es omnívoro, pero parece ser que no es lombricero. Come bayas, frutas e insectos y aunque baja a tierra por huertas, jardines etc., no se le he visto con una lombriz, por lo que la posibilidades desplazar al mirlo común no son elevadas. Esto es lo que se ha observado.



En los machos el color rojo de la rabadilla y de las orejas es más intenso; en otro aspecto que nos podremos fijar para distinguir los sexos es que los machos son ligeramente mayores que las hembras. Las parejas son estables, notándose el trabajo conjunto. En la época de apareamiento suelen ser agresivos.

Pensamos que la liberación fortuita o intencionada esta causando su expansión por nuestras tierras, hay datos que se está reproduciendo desde el año 2004.



En Tenerife también han hecho su aparición, empezando a constituir una colonia preocupante.

Hay varias especies de bulbul, a este se le denomina Orfeo, por la gran cantidad de notas muy suaves que emite, muy agradables de escuchar.

En el año 2008 se detecto en La Cañada, Paterna la presencia de un nido con tres polluelos, a finales abril del mismo año, en mayo ya volaron.

En el 2011, nuestro amigo, Antonio, detecto la presencia de un nido, en el ficus benjamina de su porche,  hicieron el nido, en forma de cuenco, con distintas ramitas para soporte y recubierto de fibras de la palmera, falso cocotero, de un vecino que tiene varias, los aportes de material fueron hechos por la pareja.



La hembra puso 3 huevos que incubó durante 14 días y de los que salieron dos pollos, el otro huevo falló. Incuba solo la hembra y el macho solo unos minutos mientras ella sale a comer un poco, estirarse o bañarse.



La ceba de los pollos es realizada por ambos, pero mientras son pequeños los pollos y están desnudos, la hembra les da calor y el macho es incansable trayendo comida.



Los primeros días casi hasta que tienen plumón, la alimentación es solamente a base de pequeños insectos, para luego pasar a mixta y omnívora con moras, frambuesas, higuitos de ficus, etc. 



No aceptaron fruta ni magdalena que les puse cerca de donde se posaban.



Este año el ficus se secó y el nido lo han hecho en un tejo de mi jardín.

De esta forma, Antonio, nos explicó el proceso de nidificación del Bulbul orfeo, sus fotos os deleitaran, pues la perfección y belleza de las mismas, las convierte en un espectáculo visual.  



Fuentes e imágenes:

Antonio Hernández Huertas
J. R. Casaña
http://svocuadernocampo.blogspot.com/2008/05/cra-de-bulbul-orfeo-en-la-caada.html

16 comentarios:

  1. Antonio: eso se dice "tenerlo a huevos"
    Buen reportaje de esta especie que hace dos año me dejó confuso, al escuchar sus trinos entre la fronda del jardín de un amigo en la Cañada. No conseguía reconocerlo. Estaba convencido de que no era de nuestra Península, pero lo desconocía.
    Bueno: otro más para la fauna de Valencia; como las cotorras.

    ResponderEliminar
  2. Sé que suena duro decirlo, pero si es una especie invasora ¿por qué no se retiran los nidos?

    ResponderEliminar
  3. He podido comprobar gracias a vuestro facebook que las aprotaciones a las balsas en Alcublas han sido importantes y no tan peligrosas como parecía.
    También he podido leer en un blog del pueblo que califican de misterio algo que venís denunciando y llamando la atención de tiempo atrás: la falta de aporte hídrico a la balsilla. Llaman simplistas a las opiniones de la gente y tildan de misterio algo que es del dominio público.
    Vivir para ver.
    Espero que ese tipo de artículos no os distraigan y sigais con la labor que fenomenalmente haceis.

    ResponderEliminar
  4. josé Luis Sanmiguel25 de octubre de 2012, 13:59

    ¿Si comen insectos y frutas por que calificarlos de invasores? Cuantos pájaros tenemos que hacen lo mismo. calificarlos de invasores es muy peligroso, ya tienen bastantes enemigos por todas partes. Es un pajáro muy bonito. Dejarlo empaz.

    Bonitas fotos y gracias por mostrarlo. J. L. Sanmiguel.

    ResponderEliminar
  5. Magnífico reportaje con mucha información. Me gusta mucho y más la labor divulgativa que Haces.
    Un abrazo.

    Sobre especies invasoras, habría mucho que hablar, empezando por responsabilidades si las hubiera.¿quien controla las imprtaciones de peces, aves o plantas exoticas?
    En mi opinión, esta especie invasora como cualquier otra, aunque lo mejor sería haber impedido su imporatación o trafico ilegal en su caso, si no ocasionan un daño irreparable o desplaza especies autoctonas, como sucede con el mejillón cebra, el cangrejo americano, el black bass y tantas otras, el hecho es que ya están aquí y si no ocasiona daños, se les debe respetar como a cualquier otro ser vivo. Son muchas también las especies vegetales no autoctonas que tenemos, por ejemplo los jardines botánicos están llenos de especies de otras latitudes desde hace siglos, que enriquecen la ciencia y permiten su estudio. No es un tema fácil.

    ResponderEliminar
  6. josé Luis Sanmiguel29 de octubre de 2012, 20:20

    Estoy de acuerdo contigo. Que el tema no es Baladí. Mi intención con respecto al comentario es no lanzar al pobre pájaro a los caballos. Tal vez no debiera estar a qui, pero si está y no es dañino en demasia que tenga los menos enemigos posibles. Es precioso. Repito; gracias por mostrarlo. Un saludo afectuoso, Sanmiguel.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  8. Un buen artículo, te felicito. Mi jardín es visitado por varias parejas de este bello pájaro, por su estampa y su trino, me libera de los dulces frutos de la morera e incluso le he visto atrapar alguna que otra molesta avispa. Reconozco que es una especie invasora pero casi lo prefiero a otras autóctonas y que están aumentando su población, las pica pica (urracas) por ejemplo, con unos desagradables graznidos y con unas actitudes depredadoras antes los nidos y polluelos de pájaros pequeños.Para mi es una alegría visual y auditiva cuando visitan mi jardín. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rafael, por tu comentario que comparto.

      Eliminar
  9. Hola, veo que los comentarios son de hace muchos años, pero bueno, os quería decir que yo vivo en La Cañada (Paterna) y estoy rodeada de estos preciosos pájaros "punkys" como yo les digo (por la cresta), en fin, en mi jardin en un rosal de esos trepadores que está muy muy espeso, han hecho un nido, yo no puedo ver los huevos y por supuesto no me atrevo ni a meter la mano, no quiero espantarlos. ¡¡me encantan!! He observado que no bajan nunca al suelo, como hacen los gorriones, porque yo les tiro arroz o trocitos de pan pequeñitos en el pasillo, debajo de donde tienen el nido, los observo y se lo comen los gorriones, ellos, del hilo del teléfono o de encima de la valla que linda con mi vecino, no bajan. Un saludo. Maru.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes suerte de observar tanta belleza, haz solo eso observar. Gracias por el comentario

      Eliminar
  10. La gente de estos comentarios debería de leer sobre las especies invasoras,pues desplazan y hacen nuestros parajes pobre en biodiversidad,y me hace gracia que con el mosquito tigre nadie diga dejarlos en paz,que bonitos son....el ser humano es hipócrita

    ResponderEliminar
  11. Yo soy nueva en La Cañada y cuando me instale venian junto con una pareja de mirlos. Anidaron en mi jardin ambos. Son preciosos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su belleza es bien patente. Gracias por el comentario.

      Eliminar
    2. Su belleza es bien patente. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  12. No conocía, ni había visto antes esta especie hasta ayer, me llamo la atención su roja rabadilla. Desconozco si se tiene constancia de su presencia en Málaga capital.

    ResponderEliminar